Breaking News

antena-Foto-ilustración-Caeuje-Pixabay

La licitación 5G en Israel y la lucha global contra Huawei

0 0

La tecnología 5G continúa despertando la agitación política mundial, ya que cada vez más Estados eligen no trabajar con empresas chinas por motivos de seguridad nacional. Israel, que también se espera que se distancie de la tecnología 5G china, puede aprovechar esta oportunidad para unir esfuerzos y desarrollar tecnologías avanzadas seguras alternativas

Estados Unidos está intensificando su presión sobre los aliados para que no instalen infraestructura de comunicaciones 5G china y puede castigar a aquellos que ignoran su advertencia. Al mismo tiempo, Huawei está en el centro de la agitación política en todo el mundo, y algunos proveedores de telefonía móvil han elegido alternativas occidentales en lugar de esperar a que sus gobiernos tomen decisiones sobre el uso de la tecnología china. Aunque el gobierno israelí no ha hecho ningún pronunciamiento oficial sobre este asunto, la probabilidad de que la infraestructura 5G israelí incluya tecnología china es casi nula. A la luz de las iniciativas estadounidenses que ahora están ganando fuerza para formar una coalición de naciones occidentales que evitarán usar la tecnología 5G china y desarrollarán alternativas, Israel puede desempeñar un papel activo en esta coalición y contribuir con capacidades tecnológicas avanzadas. Para Israel, esta es una oportunidad para fortalecer sus lazos políticos, de seguridad y económicos en Occidente.

Estados Unidos continúa luchando contra las compañías de comunicaciones chinas, y el 30 de junio de 2020 la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) declaró las amenazas de Huawei y ZTE a la seguridad nacional de Estados Unidos. Esto sigue a un anuncio realizado el 12 de junio por el Departamento de Defensa de EE. UU., de que Huawei es una de las 20 compañías chinas vinculadas al aparato de seguridad chino que opera en suelo estadounidense. Estas medidas son parte de un esfuerzo más amplio para evitar que entidades civiles y comerciales transfieran tecnologías estadounidenses a agencias de seguridad chinas. Sin embargo, después de las quejas de las compañías estadounidenses de que la política del Gobierno no aclaraba qué está prohibido exactamente y más de un año después de que el Departamento de Comercio colocó a Huawei en una lista negra que prohibía a las compañías estadounidenses colaborar con esta, EE. UU. comenzó a crear un sistema de permisos que permitió a las compañías estadounidenses colaborar con Huawei en ciertos campos.

Junto con estos pasos el Departamento de Estado, junto con el think tank estadounidense CSIS, publicó un documento titulado “Redes limpias”, en el que enumeraba países de muestra que usaban proveedores de comunicaciones “seguros” para configurar sus redes 5G, incluyendo Letonia, Polonia, República Checa y Suecia. El objetivo del documento es tratar de promover una coalición de países que vean cara a cara la necesidad de asegurar su infraestructura de comunicaciones y tecnologías futuras que dependerán de esa infraestructura, “confiando solo en proveedores probos que no estén sujetos al control injusto o extrajudicial por parte de gobiernos autoritarios, como el Partido Comunista Chino”. Una propuesta similar de otro grupo de expertos estadounidense que recientemente ha despertado interés es el establecimiento del llamado grupo D10 de diez “democracias líderes”, incluidos los miembros del G7, junto con Corea del Sur, India y Australia, que juntos establecerían y desarrollarían alternativas a los equipos y tecnologías de las empresas chinas en el campo 5G.

Un miembro del G7 que ya anunció pasos prácticos es el Reino Unido. En julio se informó que el informe del Centro Nacional de Seguridad Cibernética (NCSC) presentado al primer ministro Boris Johnson afirmó que las restricciones estadounidenses sobre Huawei, que le impiden comprar tecnologías estadounidenses, probablemente obligarán a Huawei a usar tecnología “poco confiable”, lo que luego constituiría una amenaza de seguridad de información. Ahora se espera que el Reino Unido tome medidas para detener la propagación de la infraestructura china y eliminarla para fines de este año. Si de hecho se elimina esta infraestructura, esto representará un cambio con respecto a la política anterior establecida en enero, según la cual las compañías de comunicaciones definidas como de alto riesgo no podrán participar en el desarrollo de los componentes centrales más sensibles de las redes celulares, y que su porción de estas redes esté limitada al 35%. Este cambio en la política británica es el resultado de la presión política interna sobre Johnson, así como los mensajes contundentes de EE. UU. en el sentido de que la instalación de la infraestructura de comunicaciones china dañaría el intercambio de inteligencia estadounidense con el Reino Unido.

Sin embargo, dado que Huawei ha instalado recientemente varias antenas 5G para cada uno de los cuatro proveedores de celulares en el Reino Unido (Three, EE, Vodafone y O2), y que las generaciones anteriores de infraestructura celular han incluido componentes fabricados por Huawei, eliminar toda la infraestructura china será muy costoso. Según una investigación realizada por la firma de análisis Assembly, el precio de eliminar la infraestructura de Huawei probablemente será de alrededor de £ 6,8 mil millones; Vodafone también advirtió que el bloqueo a Huawei dañará el campo del 5G británico. El Reino Unido fue duramente criticado por Estados Unidos por su intención de permitir que Huawei establezca un centro de desarrollo de chips a un costo de alrededor de £ 1 mil millones. Una investigación realizada por The Telegraph reveló que Huawei financió muchos estudios realizados por instituciones académicas británicas sobre tecnologías de doble uso: 15 de los 17 estudios en la investigación trataron sobre tecnologías de enjambre de UAV. Los expertos británicos afirmaron que China está utilizando la actividad de Huawei en la academia británica para beneficiar las iniciativas de seguridad chinas al financiar proyectos de investigación conjuntos de universidades británicas y chinas. En junio, el embajador chino en el Reino Unido advirtió que bloquear a Huawei provocaría contramedidas por parte de China.

En Canadá, que también es miembro del G7, los proveedores de servicios celulares recientemente eligieron alternativas occidentales en lugar de esperar una decisión del Gobierno sobre el uso de la tecnología china. Por ejemplo, Telos y BCE, dos de los principales proveedores de telefonía celular en Canadá, se unieron a Bell cuando anunciaron en junio que usarían Ericsson y Nokia para su infraestructura 5G. Huawei también recibió otro golpe cuando un tribunal canadiense se negó a liberar a su ex CFO Meng Wanzhou del arresto, bajo sospecha de eludir las sanciones estadounidenses contra Irán. Los documentos adquiridos por Reuters muestran cómo Huawei supuestamente ocultó sus relaciones con Skycom, una empresa que trabaja en su nombre en Irán, y presentó a Skycom como un simple socio comercial. El juicio de Meng estuvo vinculado con el arresto de dos ciudadanos canadienses, justo después de que Meng fuera arrestado a fines de 2018, y aumentó las tensiones entre China y Canadá después de que un tribunal chino los acusó de espiar. Estos eventos pueden facilitar la futura decisión del primer ministro canadiense sobre la participación de las empresas chinas en las redes 5G canadienses.

Mientras tanto, Huawei continúa avanzando en los contratos comerciales para construir infraestructura 5G en todo el mundo. A partir de ahora, Huawei ha reportado 91 contratos comerciales, incluidos 47 con países europeos. En comparación, Ericsson informó que había firmado 97 contratos, y Nokia y la firma china ZTE informaron 74 y 46 contratos, respectivamente. Por lo tanto, no es imposible que los competidores de Huawei estén ganando terreno a su costa, ya que aparentemente son los beneficiarios de las decisiones políticas que debilitan las empresas chinas en este asunto, particularmente desde que Huawei lideró en la cantidad de contratos firmados en febrero de 2020.

En Israel, el ministerio de Comunicaciones anunció a principios de junio que se había cerrado la fecha de presentación de propuestas básicas para la licitación de frecuencias. Seis proveedores de servicios celulares solicitaron la licitación en tres grupos: Asociación con Hot Mobile; Cellcom con Golan Telecom y Xphone; y Pelephone. Se espera que las licencias de frecuencia se otorguen en septiembre y la etapa de instalación de la infraestructura comience a fines de año. También se informó que hay más de 25 empresas en Israel que desarrollan diversas aplicaciones 5G, y estas pueden ser un componente importante para que Israel fortalezca sus lazos tecnológicos con otros países occidentales.

En mayo, el embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman, se reunió con el ministro de Comunicaciones, Yoaz Hendel, y con el presidente del Comité de Asuntos Exteriores y Defensa de la Knéset, Zvi Hauser, y discutió, entre otras cosas, la participación de las empresas de comunicaciones chinas en las redes 5G. En las generaciones anteriores de infraestructura de comunicaciones en Israel no había componentes chinos, y a pesar de la ausencia de un pronunciamiento oficial del Gobierno israelí sobre el asunto, la probabilidad de que la infraestructura 5G aquí incluya tecnología china es escasa. Los medios también informaron que la solicitud de Hutchison Corp. de Hong Kong para recibir un permiso para controlar el proveedor de células Partner, después de que recuperó las acciones de control que el empresario Haim Saban le había comprado anteriormente, ahora está siendo examinada por el aparato de seguridad.

Recomendaciones para Israel

En la competencia entre Estados Unidos y China hay signos de desacoplamiento en el campo de las tecnologías 5G, que se ha convertido en un activo frente económico y tecnológico y una prueba de lealtad de seguridad política. Las acciones de Israel en este campo son más cercanas a las de Estados Unidos, si no más conservadoras. En términos de declaraciones públicas, Israel ha mantenido un perfil bajo y se ha abstenido de oponerse públicamente a China, como también ha tendido a hacerlo en otros campos. Las iniciativas internacionales dirigidas por EE. UU. en torno a las tecnologías 5G crean potencial para Israel en colaboración tecnológica, económica y de seguridad con EE. UU. y otros países occidentales, como base para una coalición tecnológica occidental que podría proporcionar a sus miembros alternativas de comunicaciones avanzadas y seguras. Tal coalición ofrecería una oportunidad para que Israel, con su capital tecnológico, participe y fortalezca sus relaciones políticas, de seguridad, tecnológicas y económicas. Dado que Israel, a diferencia de otros países occidentales, es poco probable que use la infraestructura china 5G, debe esforzarse por ser reconocido por Estados Unidos, a fin de equilibrar las crecientes tensiones con Estados Unidos sobre otros temas, incluidas las inversiones chinas en tecnología e infraestructura en Israel. Además, y a la luz de la identificación estadounidense de los organismos chinos que están vinculados al establishment de seguridad de China o que están activos en Irán, Israel debe examinar la actividad de estas empresas dentro de su territorio y tratar de reducir los riesgos que conlleva, ya sean exportaciones clandestinas de seguridad, asistencia indirecta a Irán, o fuentes de fricción adicional con el establishment estadounidense.

Fuente: INSS Instituto para Estudios de Seguridad Nacional. Universidad de Tel Aviv.

Tomado de Aurora Israel

About Post Author

Staff La Digital Radio Venezuela

Somos un medio informativo 100 % online e interactivo con alcance en toda iberoamérica. Publicidad: ladigitalradiovenezuela@gmail.com
Happy
0 %
Sad
0 %
Excited
0 %
Sleppy
0 %
Angry
0 %
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll UpScroll Up
es_VEEspañol de Venezuela