Breaking News

Príncipe-heredero-de-Abu-Dabi-Muhammad-bin-Zayed-Al-Nahyan-Foto-Oficina-del-Presidente-de-Rusia-CC-BY-4.0i

El acuerdo de paz entre Israel y Emiratos Árabes Unidos: un golpe maestro

0 0

La decisión de los Emiratos Árabes Unidos de normalizar los lazos con Israel ha arrinconado a los regímenes árabes de línea dura, ya que expone el vacío de la “causa palestina” como una herramienta para distraer y controlar a sus ciudadanos. El acuerdo de paz entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, a diferencia de los acuerdos de Egipto y Jordania, parece contener el potencial de una paz genuinamente cálida, una perspectiva que en última instancia puede beneficiar a toda la región.

La reciente declaración israelí-emiratí de que están estableciendo relaciones diplomáticas plenas afectará más que a las dos naciones mismas. Es probable que su impacto se sienta en todo Medio Oriente. La razón de esto es que expone el vacío del engaño empleado durante generaciones por los regímenes árabes extremistas para distraer a su gente de sus propios fracasos: que ningún problema en la región puede ser tratado o incluso reconocido hasta que se resuelva el “problema palestino”.

El argumento fue que el conflicto palestino-israelí tiene prioridad sobre todo, incluidos los problemas internos y el bienestar de los ciudadanos de cada país. Los regímenes de línea dura promocionaron el tema para silenciar las voces de disidencia y justificar su falta de transparencia y desarrollo. Los líderes árabes y musulmanes utilizaron el problema palestino como una cortina de humo detrás de la cual ocultar la corrupción generalizada, especialmente entre los regímenes militares de las repúblicas árabes.

El equilibrio de poder ha cambiado en la región durante más de una década. Tanto Israel como los Emiratos Árabes Unidos tienen una influencia política, económica y militar significativa en relación con muchos otros países de Medio Oriente, y su acercamiento sirve para exponer la hipocresía y corrupción de los regímenes árabes de línea dura. Gracias a los emiratíes, ahora será mucho más difícil para tales regímenes utilizar a los palestinos como un medio para distraer la atención pública de los problemas internos.

Ni un solo país árabe emitió una declaración formal condenando o incluso criticando la declaración de normalización entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, una respuesta notable y sin precedentes. Cuando los palestinos y los jordanos firmaron los Acuerdos de Oslo y el Tratado de Wadi Arava, respectivamente, varios regímenes árabes condenaron los acuerdos. Incluso Mauritania se vio sometida a duras críticas y aislamiento cuando anunció el establecimiento de relaciones diplomáticas con Israel en octubre de 1999.

Hoy, incluso los regímenes árabes que durante mucho tiempo se han promocionado como panárabes, como los de Siria y Argelia, se negaron a emitir declaraciones condenando el acuerdo de paz entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos. Incluso Qatar, un enemigo de los Emiratos Árabes Unidos, guardó silencio (aunque los representantes radicales de Doha deben ser monitoreados de cerca). Las reacciones se dividieron entre quienes acogieron abiertamente la decisión y quienes prefirieron no declarar una posición.

Este patrón indica la influencia significativa que la diplomacia emiratí ha llegado a ejercer sobre muchas capitales árabes. Damasco, por ejemplo, prefirió guardar silencio en lugar de enojar al Emirato, que reabrió su embajada en la capital siria a fines de 2018. El nuevo presidente argelino Abdelmadjid Tebboune también mantiene buenas relaciones con Abu Dabi y no ha mostrado signos de parcialidad hacia el papel subversivo de Turquía en Libia.

En cuanto a los países islámicos no árabes, no hubo reacciones negativas de países influyentes como Malasia, Indonesia o Pakistán, todos los cuales disfrutan de excelentes relaciones con los EAU. Abu Dabi posiblemente podría desempeñar un papel mediador para posibles futuras propuestas entre esos países e Israel.

Parece que la declaración israelí-emiratí no será un evento único. Parece haber acuerdos similares entre Israel y otros Estados árabes como Bahrein, Omán y Marruecos, todos los cuales son Estados no republicanos. En consecuencia, será vital apoyar a las potencias emergentes como el movimiento del sur de Yemen, las fuerzas no extremistas en Libia y el Consejo Soberano de Sudán, todos los Estados que tienen relaciones cercanas con Abu Dabi, para que se estabilicen lo suficiente para gobernar bien sus países. y, en última instancia, considerar establecer relaciones con Israel.

Sin embargo, es esencial no centrarse en los aspectos panárabes de cualquier propuesta hacia Israel. El objetivo principal debería ser servir a los intereses nacionales sin implicar necesariamente aspiraciones transfronterizas.

Como era de esperar, parece que Turquía e Irán van a hacer todo lo posible para utilizar el acuerdo de paz entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos para reforzar su capital populista. La República Islámica nunca ha ocultado sus sentimientos antisemitas y su hostilidad hacia los países del Consejo de Coopeación del Golfo (CCG), mientras que la Turquía de Erdogan está avivando las tensiones en toda la región. Ambos países considerarán la declaración israelí-emiratí y la posible creación de acuerdos similares entre Israel y otros países árabes como una amenaza directa a sus ambiciones regionales, dadas las alianzas de Turquía e Irán con militantes islámicos extremistas en varios países árabes. La paz entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos podría empeorar el aislamiento de Ankara y Teherán en la región, lo que, a su vez, podría acercarlos más, un desarrollo probable, ya que sus objetivos y posiciones se alinean cada vez más.

Para muchos de nosotros que crecimos en el Medio Oriente y experimentamos la retórica antiisraelí casi a diario en las escuelas y las calles, la declaración emiratí-israelí es un avance alentador. Crea una esperanza genuina de que la era de décadas de regímenes árabes que explotaron el problema palestino como una herramienta para controlar a sus ciudadanos y obstruir el desarrollo y la libertad finalmente esté llegando a su fin. La proclamación afirma efectivamente que el conflicto entre Israel y los palestinos es un asunto que concierne únicamente a esas dos partes. En un golpe maestro, ha reordenado prioridades, eliminado un falso pretexto y ha roto con un dañino pasado.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat para Estudios Estratégicos

Rauf Baker es un periodista e investigador con experiencia en Europa y Oriente Medio.

Aurora Israel

About Post Author

Staff La Digital Radio Venezuela

Somos un medio informativo 100 % online e interactivo con alcance en toda iberoamérica. Publicidad: ladigitalradiovenezuela@gmail.com
Happy
0 %
Sad
0 %
Excited
0 %
Sleppy
0 %
Angry
0 %
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll UpScroll Up
es_VEEspañol de Venezuela