Los australianos tendrán acceso temprano a 3,8 millones del antídoto de Oxford en enero y febrero de 2021, aunque no será obligatorio, según el primer ministro Scott Morrison.

Australia producirá y distribuirá 84,8 millones de dosis de la vacuna de la Universidad de Oxford contra el COVID-19 a principios de 2021, si esta tiene éxito, en virtud de un multimillonario acuerdo con dos empresas farmacéuticas anunciado este lunes.

El acuerdo, de unos 1.240 millones de dólares (1.048 millones de euros), permitirá que la compañía australiana CSL fabrique gran parte de las dosis de la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y la farmacéutica británica AstraZeneca, así como las vacunas en las que está trabajando la Universidad de Queensland, en Australia.

Los habitantes del país oceánico “tendrán acceso temprano a 3,8 millones de vacunas de la Universidad de Oxford en enero y febrero de 2021”, señaló el primer ministro australiano, Scott Morrison, en un comunicado.

El desarrollo de la vacuna de Oxford/AstraZeneca contra el nuevo coronavirus se encuentra actualmente en la fase 3, mientras que la Universidad de Queensland ya ha demostrado que su vacuna funciona con animales en las pruebas preclínicas.

Vacuna no será obligatoria

Morrison recalcó que las vacunas tienen que ser seguras, efectivas y cumplir con los requisitos sanitarios antes de ser distribuidas entre la población australiana de 25 millones de habitantes, aunque la vacunación contra la COVID-19 no será obligatoria.

Scott Morrison, primer ministro australiano.

El anuncio se produce en un momento en el que Australia lucha contra un segundo rebrote de la epidemia con epicentro en la ciudad de Melbourne, rebrote que comenzó a finales del pasado mes de junio cuando presuntamente se violaron las restricciones en los centros de cuarentena para viajeros que llegaban al país desde el extranjero.

Australia acumula desde el inicio de la pandemia unos 26.300 casos de COVID-19, de los cuales 762 resultaron en fallecimientos, la mayoría de ellos provocados por el rebrote de Melbourne, que comienza a amainar gracias a las medidas estrictas de confinamiento decretadas en esa ciudad, la segunda más poblada del país.

jc (efe, ap)

Fuente: DW.DE