Breaking News

Bolsonaro

Pese a los incendios forestales y la pandemia, repunta la popularidad de Bolsonaro

0 0

El índice de aprobación del Gobierno del presidente brasileño alcanzó un 40%, récord para su mandato, según un sondeo elaborado por Ibope y encargado por la Confederación Nacional de la Industria (CNI). Esto pese a que Brasil es el segundo país del mundo con mayor cantidad de muertes por Covid-19 y que sufre el avance de los incendios forestales en la Amazonía y el Pantanal.

La imagen del presidente brasileño Jair Bolsonaro mantiene su tendencia al alza, en plena crisis sanitaria por el Covid-19 y la crisis ambiental por los incendios forestales.

El líder ultraderechista parece inmune a esos males y la aprobación de su Gobierno alcanzó un 40%, cifra récord desde el inicio de su mandato. Esto marca un incremento de 11 puntos entre los que califican a su Administración como “buena” u “óptima” desde diciembre, de acuerdo a la encuesta elaborada por Ibope a encargo de la Confederación Nacional de la Industria (CNI).

Según ese sondeo, un 50% de los encuestados dijo aprobar la forma de gobernar de Bolsonaro, 9 puntos porcentuales más que en diciembre de 2019. Mientras que el índice de rechazo al mandatario cayó del 38% en diciembre, al 29% actual, misma cifra de personas que catalogan su mandato como “regular”.

Esta encuesta se condice con los resultados publicados por la firma Datafolha a mediados de agosto, los cuales ubicaron la aprobación del jefe de Estado en un 37%.

Además, de acuerdo al sondeo de Ibope encargado por el lobby industrial, el porcentaje de personas que confían en la figura de Bolsonaro se elevó del 41% al 46% en el período mencionado.

La encuesta se obtuvo de entrevistas a 2.000 personas realizadas entre el 17 y el 20 de septiembre en 127 municipios de Brasil y tiene un margen de error de dos puntos.

La asistencia económica durante la pandemia, principal razón del repunte de Bolsonaro

Según el CNI, los índices de aprobación del Gobierno brasileño mejoraron “principalmente entre los entrevistados con hasta un salario mínimo” -que en Brasil es de aproximadamente 200 dólares- y entre los encuestados “con menor grado de estudios”.

Distintos especialistas han justificado el repunte de la popularidad de Bolsonaro por la asistencia dispuesta para los trabajadores informales, desempleados y familias vulnerables, subsidios que se han prorrogado hasta diciembre de 2020.

En total, el Gobierno ha destinado 322.000 millones de reales (unos 58.000 millones de dólares) a pagos de emergencia durante la pandemia, lo que ha llevado a Bolsonaro a ganar unos 13 puntos de apoyo por encima de su base ideológica central, según Leonardo Barreto, de la consultora de riesgo político Vector Análise de Brasilia.

No obstante, Barreto le advirtió a Reuters que “esa popularidad puede desaparecer tan rápido como llegó” cuando los subsidios dejen de aplicarse a finales de año y si Bolsonaro no logra mejorar las condiciones económicas para 2021.

Una gestión escéptica frente al virus y una política ambiental en la mira

Desde el inicio de la pandemia de Covid-19, Jair Bolsonaro se ha presentado como uno de los líderes mundiales más abiertamente negacionistas de los efectos del virus y ha priorizado la situación económica a la sanitaria.

Pese a haber contraído el virus, el gobernante llegó a calificar el Covid-19 como una “gripecita” y desafió constantemente las normas de distanciamiento social, al participar en protestas convocadas por sus seguidores.

También se ha mostrado en contra del uso de mascarillas y se ha enfrentado a gobernadores regionales por la imposición de cuarentenas para contener el brote, medida que calificó como un “crimen” porque afectan al desarrollo económico.

Pese a las críticas de distintos sectores sociales y políticos por su gestión de la pandemia, que ha llevado a la renuncia de dos ministros de Salud, la postura de priorizar lo económico parece haberle dado frutos. Esto a pesar de que Brasil es el tercer país del mundo con más casos (4.624.885) y el segundo con más muertes (138.977).

Por otro lado, bajo la gestión de Bolsonaro se aceleró la deforestación en la Amazonía, algo que sus críticos atribuyen a sus políticas de defensa de la explotación económica en las reservas indígenas y de reducción de la fiscalización ambiental, así como una retórica antiambientalista.

Actualmente, se enfrenta a la peor temporada de incendios desde 1998 en la zona del Pantanal, uno de los humedales tropicales más grandes del mundo, sumido en una fuerte sequía. En esa área se han quemado 3,1 millones de hectáreas, un área del tamaño de Bélgica.

Bolsonaro ha rechazado las acusaciones de que su Gobierno fomenta la deforestación y ha considerado que su gestión es víctima de una “brutal campaña de desinformación sobre la Amazonía y los humedales del Pantanal”.

Con Reuters, EFE y AP

About Post Author

Staff La Digital Radio Venezuela

Somos un medio informativo 100 % online e interactivo con alcance en toda iberoamérica. Publicidad: ladigitalradiovenezuela@gmail.com
Happy
0 %
Sad
0 %
Excited
0 %
Sleppy
0 %
Angry
0 %
Surprise
0 %
Scroll UpScroll Up
es_VEEspañol de Venezuela