Los blues son uno de los equipos que mejor se han reforzado este extraño verano, pero aún tiene deberes pendientes en este mercado ya que necesita dar salida a muchos jugadores.

Esta siendo un verano extraño en muchos sentidos. El mercado de fichajes no es una excepción. Pero hay un club por encima de todos que se ha reforzado como si nada hubiera cambiado. Hablamos del Chelsea, posiblemente el equipo que a priori más y mejor se ha reforzado.

Las llegadas de Werne, Ziyech, Havertz y Chilwell ha hecho que el conjunto de Franck Lampard se convierta en uno de los grandes aspirantes al título en la Premier. Pero al técnico inglés aún le queda un gran problema en su plantilla: los descartes. Y es que el club cuenta con una serie de jugadores con contrato en vigor que suponen un gran gasto para el club en concepto de salarios.

Hasta 7 futbolistas que no tienen cabida en el proyecto de esta temporada siguen en la actual plantilla, suponiendo para el club un coste de nada menos que 32 millones de euros en salarios. El más caro de ellos es Tiemoue Bakayoko, que llegó en 2017 tras su gran temporada en el Mónaco a cambio de nada menos de 40 millones de euros. Su sueldo asciende a 6,3 millones de euros por temporada y tras varias cesiones, aún no se le ha encontrado destino para esta temporada.

El siguiente en la lista es Danny Drinkwater, el que fuera pieza clave en el Leicester de Ranieri llegó tras pagar el Chelsea 37,5 millones de euros en 2018. Desde entonces no ha dejado de perder valor y a día de hoy su cotización no llega a los 5 millones. Su salario es de 5,7 millones.

Caso similar es el de Michy Batshuayi, fichado con un gran cartel en 2016 procedente del Marsella y que no ha conseguido hacerse un sitio en ningún momento en Stamford Bridge. Costó 39 millones y cobra más de 5 millones anuales. Otros casos llamativos con el del centrocampista holandés Marco van Ginkel, Victor Moses, Davide Zapacosta y, especialmente, Baba Rahman, fichado en 2015 por 20 millones y que nunca se ha asentado, con un sueldo de 4,9 millones.

Fuente: as.com