Breaking News

Misa

Con ‘automisa’, la Iglesia venezolana busca acercar a los feligreses

0 0

En el estacionamiento de la iglesia Santuario de la Coromoto, ubicada en Caracas, se oficia cada 15 días una ‘automisa’ bajo estrictas medidas de prevención para evitar el contagio de Covid-19. Los sacerdotes se inspiraron en la dinámica de los autocines. A bordo de sus vehículos, los feligreses escuchan la homilía que no han podido presenciar desde hace seis meses por el impedimento de entrar a los templos religiosos

Lashmi Bracho atravesó la ciudad desde el este hasta el oeste para bendecir los restos de su esposo de 29 años, que falleció por el virus, en la única eucaristía que realiza la Iglesia católica, por ahora, en el país. Pudo conseguir en línea, uno de los 30 cupos disponibles para este servicio que solo se celebra, cada 15 días, cuando hay flexibilización de cuarentena.

“Nosotros queríamos santificar las cenizas de mi esposo que hoy cumplía nueve días de fallecidos y porque teníamos ganas de orar por su alma. Todos los rezos los habíamos estado realizando vía on-line, por Zoom, en familia, pero no es igual”, dijo.

Bracho también agregó que en estos tiempos donde las iglesias están cerradas, haber logrado santificar las cenizas de su esposo le dio paz. “Somos bastante católicos y creyentes y ansiábamos poder llevar sus restos a una eucaristía”.

Extremas medidas de higiene

Dado que la pandemia aún no ha podido ser contralada en Venezuela y las cifras de coronavirus siguen en ascenso, este santuario a cargo del párroco Jonathan González, y que contó con la aprobación de la Conferencia Episcopal Venezolana, decidió copiar esta iniciativa que existe en unos pocos países para traer los feligreses al templo, con distanciamiento social.

“La iniciativa surge cuando los fieles están pidiendo y tienen el deseo de ver la misa en vivo y poder comulgar. Es un deseo que los feligreses extrañan mucho y con el equipo de riesgo de la parroquia, logramos hacer 22 normas con otras experiencias del mundo para lograr llevar a cabo esta eucaristía”, expresó González.

También explicó que las pautas de asistencia son similares a las de los autocines. No más de cuatro personas por automóvil, es obligatorio el uso de mascarilla, y nadie puede bajarse del vehículo, ni interactuar.

El estacionamiento de la iglesia fue habilitado para 30 carros, que deben mantener una distancia de dos metros entre cada vehículo. En el acto religioso quedó eliminado el abrazo de la paz, y la recolecta de la limosna. Ésta última se hace a través de transferencia bancaria.

Cuando abren los cupos para que se inscriban los carros que van a asistir, la demanda supera la capacidad. El sacerdote acotó que les gustaría hacer más misas pero que la logística “es muy pesada”.

“Sabemos que la vida espiritual de los venezolanos no tiene vacaciones ni pandemia. Pero para esta celebración hay que manejar muchos detalles que van desde el pronóstico del tiempo, luego la organización a la entrada, chequear que están anotados los vehículos que asisten, que los pasajeros cumplen con las normas, y hasta organizar los carros por orden de tamaño”, comentó.

Agregó que son tiempos difíciles para los venezolanos y ni bajo estas circunstancias dejan de ser creyentes. “En estos momentos donde muchos han visto enfermarse o morir a familiares por la pandemia, se han aferrado más a la religión y extrañan el lugar donde pueden expresar su fe”, indicó.

Y así lo confirmó Anabella González, una fiel feligresa quien comentó que, durante los días difíciles de encierro, las personas católicas requieren apoyo espiritual, y extrañan ir a las iglesias. Por eso está agradecida con iniciativas como éstas, porque le dan fuerza para sobrellevar las dificultades.

“Tengo seis meses desde la pandemia que no he podido ir a la iglesia. Yo soy católica practicante y me pareció excelente. Es un alimento espiritual que nos conforta en estos momentos tan duros que estamos viviendo, no solo en la pandemia sino en la situación país”.

Marcos Oviedo, también feligrés, expresó su agradecimiento por la realización de esta misa. “Para mí el cristianismo es muy importante, es lo más sagrado y nos contenta que podamos regresar al templo porque necesitamos llenarnos de esperanza. La iglesia desde hace muchos siglos ha sido el pilar fundamental de la humanidad y la necesitamos ahora más que nunca”, sostuvo.

La Conferencia Episcopal venezolana ya tiene los protocolos de higiene necesarios para que los feligreses retornen a los templos de manera normal cuando se controle el coronavirus. Pero por ahora, la decisión está en manos del Gobierno, que controla las cifras reales del Covid-19. 

Fuente: France24.com

About Post Author

Staff La Digital Radio Venezuela

Somos un medio informativo 100 % online e interactivo con alcance en toda iberoamérica. Publicidad: ladigitalradiovenezuela@gmail.com
Happy
0 %
Sad
0 %
Excited
0 %
Sleppy
0 %
Angry
0 %
Surprise
0 %
Scroll UpScroll Up
es_VEEspañol de Venezuela