El gobierno de Nicolás Maduro y sus principales ministros están vinculados con posibles “crímenes de lesa humanidad”. Lo sostiene Naciones Unidas a través de un informe publicado este miércoles, denunciando el uso sistemático de la tortura y las ejecuciones extrajudiciales en Venezuela.

La Misión Internacional Independiente de determinación de los hechos de las Naciones Unidas sobre Venezuela, que no pudo viajar al país sudamericano al no recibir respuesta de las autoridades para efectuar su trabajo, basa sus alegaciones en 274 de víctimas y testigos interrogados a distancia, ex y actuales miembros del servicio de inteligencia SEBIN, así como material audiovisual.

La ONU estima que el régimen lleva a cabo desde 2014 una política de Estado asumida al más alto nivel que constituye crímenes de lesa humanidad.

“Hay conocimiento de crímenes que se están cometiendo por altas autoridades”, afirma Francisco Vidal Cox, miembro de la Misión de determinación de los hechos en Venezuela de la ONU.

“En relación con lo que es el SEBIN, recibimos información de que Nicolás Maduro y Diosdado Cabello daban instrucciones directas al director de esa agencia respecto de a quien perseguir, a quien interceptar, a quien darle seguimiento y en definitiva a quien detener. Una vez que esas personas son detenidas, son torturadas. Y por lo tanto creemos que hay una contribución a la comisión de estos delitos”, detalló Cox en entrevista con la cadena francesa RFI a raíz de la publicación del informe.

Entre las prácticas que llamaron particularmente la atención de los investigadores figuran actos de tortura, tratos crueles e inhumanos como “aplicación de electricidad, amenazas de violaciones, violaciones, amenazas de mutilación, cortes, golpes, someter a las personas a condiciones de detención a condiciones muy muy inhumanas sin acceso a agua potable, y donde las personas tienen que tomar agua desde el urinario”, según el investigador de la ONU.

“No olvidemos que uno de los centros de detención, el Helicoide, es un antiguo ‘mall’ (centro comercial) que usa el Sebin, y por lo tanto hay celdas que tienen aire acondicionado, entonces bajan el aire acondicionado a temperaturas muy muy bajas y las personas están desnudas durante 24 horas, o les ponen la luz durante 24 horas para que no puedan dormir. Son condiciones que son absolutamente violatorias a los derechos humanos”, concluye Cox.

La presidenta de la misión, Marta Valiñas, sostuvo que instancias como la Corte Penal Internacional “deberían considerar la posibilidad de emprender acciones legales” contra los responsables de estos crímenes de lesa humanidad.

Fuente: Radio Francia Internacional