Breaking News

para-cada-quien-este-tiempo___d32AuYq65_1256x620__1

Qué ganamos y qué perdemos durante este duelo colectivo

0 0

Valeria Schapira, periodista, escritora y creadora de Viajo Sola, reflexiona sobre cómo vivimos este tiempo, de vivencias compartidas por videollamada y casi inevitables búsquedas internas.

Siempre me han hecho ruido los balances. Los del colegio secundario comercial –que nunca entendí– los de fin de año, los personales… Hacer balances nunca hace justicia a las situaciones y, además, angustia. Porque la vida no es blanco y negro, porque hay matices, grises, porque nos pasan cosas que no pueden ponerse en estrictas columnas de debe y haber. Por eso, para describir cómo nos está transformando este tiempo, preferí pensarlo en términos de qué hemos ganado y qué hemos perdido, teniendo en cuenta, claro, que esto también es individual e intransferible. Estamos atravesando un duelo colectivo y en los duelos -aunque no pueda verse en el momento en que se viven-, también hay aprendizajes y “ganancias”.

Para cada quien este tiempo es distinto. Los sentimientos que nos habitan también. Y como en todo duelo, pueden aparecer emociones diversas. Las famosas “fases” de Kubler Ross: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. No necesariamente en ese orden. Ni teniendo que pasar por todas ellas.

Después de casi dos años de viajar ininterrumpidamente por #ViajoSola, tuve que detenerme. Más tiempo para trámites pendientes, para el trabajo creativo, para meditar y para hacer algunas tareas que habitualmente no hago. Por ejemplo, limpiar. Hace más de diez años que hago home office y trabajo desde casa, pero no hago las labores de la casa. La limpieza, la cocina, los quehaceres domésticos me reconectaron con el hogar. Con la pertenencia a mi nido, con el cuidado del sitio que da albergue a mi cuerpo y a mi alma. No es poco.

Hablemos de algunas de pérdidas comunes a la mayoría. Muchos están perdiendo sus trabajos, sus fuentes de ingreso, sus certezas y hasta sus parejas. Quien fabricaba blusas, hoy hace tapabocas. O lo que puede. Tanto como para dar un ejemplo. Algunos estamos reconvirtiendo nuestra actividad; otros, sus vínculos.

Pensaba en una frase que alguna vez me dijeron: “el que no es flexible, se rompe”. Vaya si hemos debido aprender acerca de la flexibilidad. Todo esto que ha ocurrido y sigue ocurriendo de manera caprichosa y cruel, nos pone frente a la falta de certezas. Algo que es la esencia de la vida misma. Abrazar la incertidumbre es un enorme y valioso aprendizaje.

Hemos extraviado cosas que dábamos por garantizadas. El café con un amigo, el abrazo, la cercanía. Hoy quise acariciar a un perro en la puerta del supermercado y su humano me preguntó si me había lavado las manos. Hemos perdido pequeñas maravillas cotidianas, por lo visto. Pero si sabemos hacer un lindo trabajo interno, habremos ganado la espontaneidad. La sinceridad. La humanidad. Poder abrirnos ante el otro, mostrarnos en nuestras heridas y vulnerabilidad. Aunque sea virtualmente. He incorporado mi vida a personas maravillosas en este tiempo y me he reencontrado con otros, desde otro lugar. Quizás tenga que ver la distancia física. Quizás, el hecho de que la comunicación esté “mediada” por la tecnología. Quizás la sensación de que la muerte anda por allí sobrevolando y no hay un segundo para andar perdiendo.

Estamos viviendo tiempos extraños. Que jamás hubiéramos imaginado ni en una serie. Podemos conectar con la angustia –parte ineludible del proceso de sanación- o intentar establecer un vínculo estrecho con la gratitud. Agradecer que tenemos a alguien que nos quiera o nos cuide. Comida. Que estamos vivos. Siempre hay algo para agradecer, aunque sea pequeño.

La “normalidad” ya no será “normal”, es cierto. Pero podemos construir sobre los escombros y reescribir nuestra historia de otra manera.

Todo es muy difícil y, para muchos, hasta parece imposible. La metáfora de la bella flor de loto viene a mi cabeza: un regalo de la naturaleza, cuyas raíces se nutren del lodo.

Lo que hoy vivimos, en algún momento, será un capítulo del libro de nuestra vida. Algún día, constituirá nuestra historia. Como lo bueno, como lo malo, como las estaciones -porque así son los ciclos de la vida- también esto pasará.

Por Valeria Schapira, escritora y creadora de @viajosolaoficial.

 

About Post Author

Staff La Digital Radio Venezuela

Somos un medio informativo 100 % online e interactivo con alcance en toda iberoamérica. Publicidad: ladigitalradiovenezuela@gmail.com
Happy
0 %
Sad
0 %
Excited
0 %
Sleppy
0 %
Angry
0 %
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll UpScroll Up
es_VEEspañol de Venezuela