Breaking News

54808692_303

Turquía en Venezuela: ¿un puente a la salida negociada?

0 0

Ankara ha intercambiado oro por dinero y solidaridad con Venezuela. Erdogan podría convertirse en un puente hacia una salida negociada al régimen venezolano, si la idea no es antes frenada en Venezuela o Washington.

El canciller turco Mevlut Cavusoglu visitó Venezuela el pasado de 18 de agosto para “firmar acuerdos y conmemorar el septuagésimo aniversario de las relaciones diplomáticas entre ambas naciones”, según fuentes oficiales turcas. “No habrá sanciones, ni bloqueo, ni ningún tipo de situación que impida que nosotros podamos seguir profundizando nuestra relación integral, y nuestra relación económica y comercial en particular”, dijo, por su parte, el canciller venezolano Jorge Arreaza, en una  rueda de prensa conjunta en Caracas.

Cavusoglu reveló que a Turquía le interesa en Venezuela la agricultura, la construcción, el turismo, la educación y la asistencia médica. “A pesar de la pandemia, el volumen del comercio entre Turquía y Venezuela se triplicó en los primeros seis meses de este año en comparación con el mismo periodo en 2019”, dijo, sin ofrecer cifras.

Pero la misión de Ankara no se limitó a lo comercial. La misma cancillería turca reveló que había sostenido conversaciones en Caracas con el excandidato presidencial Henrique Capriles Radonski y el diputado opositor Stalin González. “Negociaciones”, que según el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, se hicieron “sin conocimiento ni autorización de su gobierno interino”. Guaidó reiteró la decisión de no participar en las elecciones parlamentarias convocadas por Nicolás Maduro para el 6 de diciembre, que considera “un fraude”. Capriles, por su parte, insta a “no dejar a la sociedad civil sin opciones”, en un desafío al boicot convocado por Guaidó.

Turquía surge ahora como un posible “mediador” que aboga por que la jornada electoral en Venezuela sea “democrática y transparente”. ¿Un régimen autoritario que quiere garantizar elecciones democráticas en otro régimen autoritario? “Si bien hay que mantener los ojos abiertos, también es cierto que Turquía ha reconocido los esfuerzos de la Unión Europea por que se garantice, en efecto, la observación internacional de las elecciones”, dice a DW Geoff Ramsey, director para Venezuela de WOLA, un taller de investigación sobre derechos humanos, con sede en Washington.

Para el internacionalista Ramsey no es una sorpresa que Turquía luzca ahora como “mediador”, toda vez que “cuenta con el aval del canciller de la Unión Europea, Josep Borrel”, quien ya había dado a conocer que la UE “estaba hablando tanto con la oposición como con el Gobierno de Maduro para se garantizaran las condiciones básicas electorales”. Estas peticiones se centran en reforma del Consejo Electoral Nacional, participación igualitaria de todos los partidos y líderes, cese de la persecución, así como la observación electoral internacional.

Lo que enfada a algunos opositores es que se negocie sobre elecciones, antes de que Maduro se vaya. Por lo que el especialista del WOLA cree que la participación de Turquía va más allá de servir como emisario sobre las condiciones de unas elecciones. Es más, no la ve como necesariamente “mala”, porque si la oposición quiere acabar con el régimen, “Maduro tiene que tener incentivos para aceptar cualquier proceso de negociación”, concluye el analista Geoff Ramsey, quien agrega que justamente un proceso de salida de Maduro debe contar con el respaldo de Rusia, China e Irán. Y Turquía como puente. Mientras el aval del Gobierno de Estados Unidos se hace esperar.

Turquía – Venezuela: oro y solidaridad contra Estados Unidos

“Venezuela empezó a estar en el radar de Ankara desde hace unos 5 años, debido a la necesidad turca de encontrar un socio comercial en América Latina, tras los fallidos intentos con México y Brasil”, dice a DW Ariel González Levaggi, graduado en Relaciones Internacionales de la Universidad de Koç de Estambul.

Un interés mutuo que ha llevado a Turquía a convertirse en el mayor comprador de oro venezolano, independientemente de la legalidad de su proveniencia y de las condiciones de su extracción. Sobre tales transacciones no existen registros confiables. Aún así, se estima que “en 2018 las ventas de oro venezolano alcanzaron los 900 millones de dólares”, según el analista.

Chávez nunca fue bienvenido en Turquía

En el escenario político, hay algo más que une a Nicolás Maduro con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan: “Su misma postura hostil frente a Estados Unidos”, agrega González, investigador del Instituto de Relaciones Internacionales Eurasia (IRI) de la Universidad Nacional de la Plata, Argentina. “Tras el intento de golpe de Estado en 2016, se profundizaron las diferencias con Estados Unidos y la UE, por lo que Erdogan empezó a ver en Nicolás Maduro a un socio natural”, concluye.

Así, Maduro resultó gozando de una estrecha relación con Turquía, cuando Hugo Chávez ni siquiera fue invitado a visitar el país. La izquierda turca, admiradora del Socialismo del Siglo XXI, es perseguida ferozmente por el régimen de Erdogan. Pero “lo que cambia no es Venezuela, sino Turquía”, explica el doctor González: “Ankara, en su intento de convertirse en una potencia regional, se acerca a Rusia e Irán y se aleja de Occidente”. Aún así, el analista argentino advierte que “Turquía no cuenta con el peso político ni de Rusia ni de China. Es más, a pesar de toda la confrontación verbal con Estados Unidos, Ankara no quiere afectar demasiado sus relaciones con Washington”.

Exigencias maximalistas han llegado a sus límites

Cierto es que mientras “el Gobierno turco tiene el pleno control sobre su territorio, el de Maduro no”, acota González, también especialista de la Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales (CRIES). Esta estabilidad ganaría importancia a la hora de considerar a Turquía como un potencial mediador en Venezuela, en donde, según González Levaggi, “los problemas entre el régimen y la oposición, y de esta entre sí, son de orden mayor y estructural, tanto que parece inverosímil realizar unas elecciones libres y justas”, que, por lo demás, deben seguir siendo el camino hacia una etapa de transición, una vez depuestas las exigencias maximalistas de parte de la oposición.

Por otra parte, para el director regional del WOLA, los deseos de varios opositores de buscar una salida negociada son, en su opinión, sensatos porque “a través de acuerdos parciales se podría facilitar un acuerdo más amplio”, toda vez que ha quedado demostrado que “la estrategia de presión máxima de la oposición venezolana ha llegado a sus límites”. Geoff Ramsey concluye, por último, que “la presión es solo una herramienta, nunca una solución. La presión tiene que ser canalizada en algún tipo de proceso político para lograr el fin de la crisis en Venezuela”.

Fuente: DW.DE

About Post Author

Staff La Digital Radio Venezuela

Somos un medio informativo 100 % online e interactivo con alcance en toda iberoamérica. Publicidad: ladigitalradiovenezuela@gmail.com
Happy
0 %
Sad
0 %
Excited
0 %
Sleppy
0 %
Angry
0 %
Surprise
0 %
Scroll UpScroll Up
es_VEEspañol de Venezuela