Breaking News

BB1aZhtV

Venezuela: tiendas llenas, despensas vacías

0 0

Los Teques (Venezuela), 13 nov (EFE).- La venezolana Luznaily Sulbarán abre su nevera y apenas encuentra un pequeño trozo de queso para acompañar las tradicionales arepas que desayunará junto a sus dos hijas, menores de edad, una fría mañana en Los Teques, la capital del estado de Miranda, cercano a Caracas.

Su despensa está vacía. Su refrigerador o nevera, como llaman los venezolanos al aparato, se queda también sin nada una vez se consuma el lácteo del desayuno.

“Me encantaría (comer) lo que teníamos acostumbrado, que se coman (mis hijas) unos Corn Flakes (cereales tostados en hojuelas) con sus respectivas frutas, y al mediodía su carne con arroz, sus plátanos y su vaso de jugo”, dice a Efe la mujer sobre la dieta que le gustaría llevar.

Pero cada mañana, cuando prepara los alimentos, los deseos de esta comerciante de 30 años dan al traste. Ni siquiera tiene la posibilidad de escoger, puesto que su despensa está vacía, en un marcado contraste con el abastecimiento general que exhiben cientos de supermercados y abastos a lo largo del país.

Y es que, ahora, el problema para que los venezolanos adquieran alimentos no es la escasez o desabastecimiento en las tiendas, como ocurrió hace unos años, sino la inflación y los altos costos de los productos, si se atiende a sus salarios promedios de apenas un puñado de dólares por mes.

“QUE RINDA”

Sulbarán habita desde 2013 en un edificio levantado por el plan social Gran Misión Vivienda, que de acuerdo con el Gobierno venezolano ha entregado casi tres millones de hogares en todo el país.

Cuando recibió el apartamento, sintió que la vida mejoraba. Había vivido más de dos años en un refugio después de que un alud derrumbara su casa y con frecuencia dormía en el suelo para no incomodar el descanso de sus hijas.

Pero nunca le faltó el alimento como ahora, que tiene como preocupación principal que la comida “rinda”.

Así, su dieta se basa en carbohidratos como harinas, arroz y espaguetis y, de vez en cuando, carnes rojas.

“Vegetales no es muy común que consumamos. Eso cuando compramos carne, que los ligamos para que rinda, y nada de frutas, no consumimos leche tampoco, está muy costosa”, dijo resignada. “Si compro la leche, no compro lo demás”, explica.

LOS NIÑOS PRIMERO

A pocos metros del apartamento de Sulbarán, su vecina Katiusca Villasmil hace lo imposible para que los cuatro integrantes de su familia, incluida su hija de dos años, consuman los alimentos de una dieta balanceada.

Pero a la hora de repartir los alimentos, la niña siempre va primero y recibe las mejores partes.

“La leche la consume ella, yo no, mi niña toma leche completa pero yo no la consumo porque si la consumo yo, se termina más rápido y no podría comprarla”, dice a Efe esta docente de 39 años.

Lo mismo pasa con las frutas, los vegetales, los cereales, los huevos: prioridad para la pequeña y, si sobra algo, comen los adultos.

Por la pandemia, Villasmil hace teletrabajo como maestra y pasa la mayor parte del tiempo en casa, donde hace las veces de tutora personal de 3 niños de su comunidad.

Percibe 6 dólares semanales por este trabajo por la tutoría particular y menos de 3 mensuales por su empleo formal como docente de educación preescolar, ingresos con los que, reconoce, está “muy lejos” de la dieta ideal que desea para su familia.

“Mi quincena (de maestra) no llega a nada, solo alcanza para comprar un poco de frutas y quizás un paquetico de galletas, una quincena (…) son 747.000 bolívares -poco más de 1,3 dólares a la tasa de cambio oficial-“, dice.

Agencia EFE

Tomado de msn.com

About Post Author

Staff La Digital Radio Venezuela

Somos un medio informativo 100 % online e interactivo con alcance en toda iberoamérica. Publicidad: ladigitalradiovenezuela@gmail.com
Happy
0 %
Sad
0 %
Excited
0 %
Sleppy
0 %
Angry
0 %
Surprise
0 %
Scroll UpScroll Up
es_VEEspañol de Venezuela